my beloved monster…

Querida Ogrita:

aunque te ahorras las palabras no eres de piedra.
Voy donde quieras llevarme.
(He perdido la carga, la verguenza,
y estoy lleno de flores aromáticas).

Enloquezco cuando pareces olvidar
lo que hemos vivido.
Así sean minutos, horas.
Así haya sido muy poco tiempo.
Así haya sido una única noche,
la mitad de una noche.
Y el día ya abriéndose camino.

Enloquezco cuando pareces olvidar que aquí estoy.
Y todo estremecido…
Pero mi amor aún está en tus labios.
Y solo parece, y no es.
Porque la palabra ya se ha hecho oir por ti.
(No, no eres de piedra: cambias de dialecto).
Voy donde dejes llevarme: quiero estar
entre tus brazos ahora mismo.

Porque, querida ogrita, te quiero,
y así andes yendo y viniendo,
como la tristeza de la tarde,
como la corriente de la tarde,
sé que también me quieres.
Y eso es suficiente… (por ahora así dicho:
porque me gusta mantener un secreto).

Porque, querida ogrita, te quiero.
Y así andes yendo y viniendo,
también los has creido,
y lo crees posible.
Lo crees y lo has creido.
Me crees y me sabes en tu aliento
cada vez que tu boca abre paso a la risa.
Pero también te creo y te desconozco.
También no bebo donde tu bebes.
Pero también caminas lo que se
revienta en mis ojos: lo que no entiendo
y a veces es triste.
Tambien tiemblo y resurjo de los escombros:
pero también duermo contigo, tiemblo contigo,
lloro contigo, sin haberte tocado nunca.
Pero También ya no duele el corazón,
para que desmoronándonos
quebrantemos acuerdos.
Seamos inútiles y vanidosos.

Querida Ogrita:

Y tu sabes que nunca por la calle
llevo paraguas.
Y tu sabes que así como soy,
hecho añicos, hecho sombra,
eres tú misma: de cabeza dormida.
De curvaturas por la noche,
y de pereza de salir de la casa.

Yo te curaré algunos males
Yo te cerraré las cortinas,
y te desprejuiciaré de las mañanas
en la cama. En mi cama.
Volverás a ser una bruja,
o una niña que duerme: porque parece
que ahora entiendo tu locura.
Y puede ser que ello sea que no hayas
aprendido a sudar conmigo,
mientras el perdón y la ternura vienen
con la bandeja del desayuno.
Y puede ser que ello sea
que seas tú por ser tú: tu temperamento
se desplaza por todo el cuerpo.

Querida Ogrita:

aunque te ahorras las palabras
no eres de piedra.
Voy donde quieras llevarme,
Pues mi corazón ha despertado
con lo que has dicho.

(Muchas Gracias, my beloved monster).

Atentamente,

Tu querido ogrito

Madeleine Peyroux – Dance Me To The End Of LOve
http://www.goear.com/files/sst/621370eaaeb8f6cac89f6512eb857195.mp3″

10 comentarios en “my beloved monster…

  1. Alfredo: es lindisima es canción; me gusta mucho más que la original de Cohen…

    Camilo: qué bueno verte por acá: nos debemos una invitada de lentejas

    ay!! siempre te he dicho Martha, Qué chiflón, hjejej, perdona.😉

    abrazos!!

  2. Bien nunca lo dijo un amargado… cómo puede decirlo un ogrito?

    Algo tierno, como cuando hablan de pollo tierno y en seguida acudimos a la sensación que puede suscitarse en las muelitas al efecto… Esto destiempla incluso mi corazón de melón que dicen es un montón de pepitas, y eso no significa estar desintegrado sino lleno de átomos descompuestos y recubiertos con la misma sed de cariño.

    Lo quiero mucho Andrés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s