Para hacerle un favor a la humanidad…

No sé qué escribir. No porque no se me ocurra nada: porque no sé cómo puedo explicar esto que me pasa, y que se llama… pero es eso mismo: no tiene nombre. Es una sensación, muy bien: siento una clase de manifestación contra el viento. Estoy con lo pequeño, minúsculo, enano. Todo ello para introducir la siguiente frase: la debilidad también es hermosa.

Yo no sé qué ha pasado para que el dinamo que llevo por dentro virtualmente sea capaz de mover el mundo entero; o por lo menos una fábrica de gas: si se pudiera hacer. Es energía, mucha energía. Y cuando la disciplina se va de paseo, la mando a paseo, empieza este joven pero no reciente espectáculo pirotécino de mis brincos. Doy carreras, pego afiches de mi notable personalidad, se me va la mano con todo lo que haya. (Para caer en lo prosaico: regularmente me cago en todo).
Sin darme cuenta de que en mi intento de medallista de los cien metros termino por espantar a las personas que me quieren, a las personas que les he tomado cariño. Mi acelere agota. Y lo peor es que ni me doy cuenta: lo dejo pasar, y corro más que un caballito blanco. (No estoy hablando en broma. Lo juro… que me desenchufo).

En medio de mi acelere una luz al final del túnel me pide volver. Me pide recontar las baldosas de una palabra que durante la procesión de borricos pierdo, lentitud.
– Para recuperarme debo sentarme: un poco de agua para el muchacho… gracias.

Este muchacho, que no sabe qué escribir porque precisamente no se le ocurre nada, tiene idea de lo que pasa: que parezco algo así como una caja de hacer deditos llena de pandoras, emociones, brinquitos. De eso, y toda la muestra de celos, de palabras apuradas… pero también hay más. Acabo de romper la piñata.

Ella me volvió a poner sobre mis pista.
No por una particular manifestación, por un consejo. Porque fui hacia ella con la gana de hablar, de desatorarme, y de quién sabe cuántas cosas más: y ha sido increible que con la pompa que me estaba armando me hubiera dejado boquiabierto con sus rayitas, otro rayita, y un circulito. (Muy bien, que se note que le tengo cariño…)

Tampoco te quería asustar a TI: no queria pasar con el barrido de mi acelere, y que me dijeras: esto no va para ningún lado. Solo quiero decirte que te tengo una palabra: ternura… y así pueda que haga más grande el espectaculo de mi error: perdóname… Sé que siempre te he dicho que soy un libro abierto, pero ahora veo que hace daño, interrumpe: que mi acelere hace pasar las hojas demasiado rápido.

Te pido perdón, sí, dicho en serio y como una ceremonia de bautizo. Porque quiero recuperar por pedazos esto que lento muy lento hemos construido entre lo que has dejado ver: y lo poco que te he mostrado. Porque me gusta escuchar la vocecita a veces sacada a empujones de que me quieres, o que me tienes cariño, o de que me quieres como un amigo muy especial. Está bien.
Te pido perdón, sí, porque quisiera saber más, porque así nos hayamos visto como vez y media, yo siento, yo me animo a decir que quiero compartir contigo muchas cosas: sea como sea. Etcétera….. ¿CUÁNDO NOS VAMOS A COMER ESE HELADO?
Por ahora: ¿qué te parece si finalizo la entrada de esta forma?:

– estoy aquí sentado, y me he tomado tiempo para escribirte todo esto. Cuando se tiene UN solo recuerdo se puede escribir mucho: también se puede esperar mucho.
Sin darme cuenta te he escrito esto para sentirte cercana, para que me sientas cercano; no sé, es cariño, o eso pienso de mis palabras; es mi lucha contra las palabras que se quedan quietas… y estas otras que aspiro a que te hagan mover lo labios de contenta.. ya ni sé lo qué digo… solo lo digo, solo dejo que la mano conduzca las palabras: y por favor no te asustes si ves muchas de ellas. Es el solo GOZO de escribirte…

andrés,

Mono – Life in Mono
http://www.goear.com/files/sst4/ce68a9474b2522ddbe42ec024476d028.mp3″

4 comentarios en “Para hacerle un favor a la humanidad…

  1. No hay nada que perdonar… Y si que me estabas asustando, pero use la escoba espantadora, funciono el susto se ha ido, solo que ahora eres fantasma y por mi culpa. Realmente abriste mucho el libro y tu lo leiste, no permitiste que yo lo leyera, pero bueno empecemos a escribir y a leer juntos desde hoy un nuevo capitulo y con helado incluido. Desde hoy se empieza a recuperar lo construido, pero no te aceleres mira que a tu edad eso puede ser perjudicial para tu salud, aun leo el blog y lo hago con mucho gusto, parece un espejo cada vez que leo algo, soy yo en palabras… gracias por aguantarme y escribirme.
    Para mi siempre ha sido el solo GOZO de leerte…

  2. tuYO – Querida, queridisima YO, para seguir con el anonimato… me has hecho soltar un suspiro de aquí a la luna: por allá es que me debes tener, porque nunca, quiero decir NunCA me habia portado así.. y lo de fantasma: habrá que arregalarlo, tendrás que llenarme de carne….🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s