… una sola vez

Y sin más empiezo la historia.

He recordado ahora la vez que peleamos por una cosa estúpida, de eso se pelea la mayoría de la veces, y luego bajando la cabeza, tocando la pulsera que te acababa de regalar tu hermana menor, en voz baja me pedías perdón. Desconcertado yo no pude hacer nada. Primero porque yo nunca me pongo bravo, porque no me gusta discutir. Porque me da pereza las palabras que hieren, las palabras que alejan.
Segundo, lo mejor, porque tal gesto me desarmó. Si cada uno ha vivido algo de lo que hablo no tiene porque ser difícil el que diga que eso convertido en gesto: que tal acto convertido en recuerdo es expresable totalmente.

Ahora recuerdo el gesto convertido en recuerdo. ¡Y cómo me hace de falta tener más de aquellos! Cuánto extraño esa clase de recuerdos: cuánto extraño a la persona que los hacía. Ha pasado tanto tiempo y no he conseguido olvidar. Es increible lo demorado que puedo ser para olvidar. Para desatorarme. Como si hubiese vivido una historia única e irrepetible. Como si hubiese agotado la trama en un solo recuerdo, en una sola pasada de tiempo. Como si solo una vez hubiera podido escuchar: Bienvenido a ti.
He vivido muchas otras historias, estamos hechos de historias, pero no he podido olvidar aquella única. Estás muy dentro.

Y ahora recuerdo la pregunta que me hago cada vez que escucho un bolero particularmente descarnado. De estos que son tan completamente exagerados, desproporcionados, que no queda otro que bajar la quijada y dejar caer un No puede ser. Y sin embargo nos gusta. Y sin embargo el bolero nos llega, nos llama. Y sin embargo uno lo cree posible.
– ¿Cómo hacen para componer algo así? ¿Cómo es posible que no se deshagan, que no se derritan y dejen de ser aquello que lo hizo posible? Un hombre.

¿Será posible que solo una vez se entrega el alma?: ¿es posible? O simplemente este hombre que recuerda, que no soy yo, yo solo hablo de algo que vi y he visto, se ha escapado de una película de Wong Kar-Wai.

Pero no puede ser, porque viviendo otras historias no he podido olvidar una sola. ¡Qué cerrado se me ha vuelto el tiempo! Qué monstruoso, por último.
Qué monstruoso componer, interpretar así. Pero tal vez valga la pena el recuerdo, estas palabras: y la ternura delirante. Por mi está bien, así incluso siga intentando advinar un respuesta absurda.

Nat King Cole – Solamente Una vez

16 comentarios en “… una sola vez

  1. Jo, me has leído el pensamiento. Yo intentó archivar cosas en la memoria, algunos recuerdos los guardo en el último cajón e intento olvidarlos, pero es verdad que otros saltan a la memoria sin permiso, cuando menos te lo esperas. Y entonces es como volver a vivirlos otra vez.
    Muy buen post, Malviso, carita de santo

    besos,
    M

  2. Jo, me has leído el pensamiento. Yo intentó archivar cosas en la memoria, algunos recuerdos los guardo en el último cajón e intento olvidarlos, pero es verdad que otros saltan a la memoria sin permiso, cuando menos te lo esperas. Y entonces es como volver a vivirlos otra vez.
    Muy buen post, Malvisto, carita de santo

    besos,
    M

  3. jejeje… pues dejémosle ahí; tu recuerdo ha de ser tan persisente que hasta se te duplican los comentarios.
    El mio es tan persistente que hará y ha hecho multiplicar las entradas. Menos mal no soy dado a la tristeza, que si no, ufff…… a mi me gusta hacer cosas con eso. Y por ahora escribir, escuchar boleros. Y que empiecen las copas a multiplicarse en la mesa.

    abrazos, Marta… no sabes la gracia que me ha causado tu motete, tu alias, tu apodo. Santo Malvisto.. glus, lus😉

  4. Veo por ahí “In the mood for love” flotando… ¿puede ser? La memoria es autónoma, no obecede reglas, a veces te prepara para el recuerdo, y a veces salta a traición, como un resorte. A veces te alegra el día, y a veces te lo estropea. En eso consiste su magia y su aliciente.
    Abrazos.

  5. Alfredo: sí, completamente floya y flota: de hecho ya voy a pensar que las cámaras están aquí mismo en mi casa filmando. Y la preste; seré tostón….😦 Ya lo nunca la veré, de nuevo tendré de comprarla.

  6. Este bolero me gusta mucho y me derrito cada vez que lo escucho. Y creo que sí, que el alma sólo se entrega una vez.
    Besos.
    PD: no me gusta prestar libros o películas, nunca se recuperan. ¿ Por qué nunca los devuelven?

  7. ¡Vivan los recuerdos libres, que rompan las cadenas!
    Y si después se rebelan sobre el fondo musical de un bolero, mejor que mejor. Aunque sean ‘mentira’, como les ocurre a las historias de los mejores boleros. ¿O no?
    Es muy singular tu estilo, Malvisto. Abunda en él.
    Un abrazo.

  8. Los recuerdos son extraños, porque los momentos se diliuyen en nuestros sentimientos. No te puedes fiar de su contenido. Pero será por ello que nos llenan tanto. ¿Y por qué un recuerdo determinado? Porque aquel día la luna te estaba mirando, tal vez, o porque lo necesitas o porque lo que vino después estará marcado y siempre será comparado.

  9. .
    Noe: Si lo dice Tito Rodríguez, si lo dice Felipe Pirela es así. Y punto.
    .
    Juan Domingo: para mi los boleros son ley; nada se les ha espacado: lo saben, lo conocen todo… en cuant a mi estilo: hombre muchisismas gracias😉
    .
    Luis: llevo muchos días con ese olor, y con lo que trae, y con lo que le pongo.
    .
    badly: me quedo con lo último…. siempre será comparado; siempre estará ahí para comparar.
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s