… pájaros

No soy crítico de arte. Me abandono al placer de lo que me va, de lo que viene. De lo que me gusta, y es un asalto a los sentidos. No solo a los cinco. También aquel que nos acusa de ser un Yo por todas partes. Es decir, arte también es para mí lo que me fuerza, me obliga a reiventarme… por todas partes. Paso a demostrarlo.

El arte es, para mi, sexo. Sexo explícito. Son fuentes llenas, palabras ininteligibles: campos recién regados. Flores lejanas, y equívocas. Ese es mi arte, el arte que veo: el arte que me espera para anegar mi cuerpo como si fuera la primera noche. Arte es cara de placer, de erotismo, sin que exista un periodo histórico de descanso.

Hace un tiempo fui, como quien no quiere la cosa, debo decirlo, de visita a la llamada Manzana de la Cultura aquí en Bogotá. La exposición: Arquitectura del Sonido de Ana Laura Aláez. Fuimos… (Debo ser más claro). Fui con C. (Sí, es ella a quien extraño de esa forma en que pareciera estar hablándole a la posteridad. Su recuerdo cae como lluvia sobre las tejas, mientras la nostalgia lanza sus notas debajo de mi puerta. Ella vive ahora en Valencia, España. Etc…)
Nota al Margen: he descubierto que así uno se esfuerce en ser lo más sincero, se esfuerce uno en ser lo más detallado con las intimidades, siempre se quedan en la oscuridad cosas reveladoras. No hay problema en hablar tanto.

No me he perdido. Continúo.
Arquitectura del sonido tenia esto de envolvente: pero como si fueran lágrimas. Me explico. Algo existe en las lágrimas que no dejan sino de atraer, de apaciguar por algo más que su chorrear. Ver llorar es fascinante, no solo por las lágrimas que inundan los oidos, los labios: es porque hay allí un errabundeo. Sensible, y no de sensiblería. Hablo de las lágrimas que se sueltan por alegría. Por supuesto.

Errabundear, llorar, porque así se trata de parar no se puede. Me gusta esto excesivo. Y puede que ni siquiera sea ese el sentido de la exposición.
Erranbundear, sí, llorar. Porque viendo, porque escuchando los sonidos no dejan de articularse palabras ininteligibles.¿Y el sexo? Bueno, tomo la licencia de no ser el comisario, el curador de la exposición: de ser uno más que ve y habla. Y divaga. Ir allí, ir allí acompañado fue como la primera noche. Fue el equivoco de la primera noche.

Colgado de la pared. Dibujado en la pared hay un vídeo en el que Ana Laura hace de modelo a formar. Modelo para armar. Vueltas y vueltas. Como un idolo hecho a barro de tanto girar sobre su base. Eso ni me importa el sentido, para ser sincero. Con lo que no pude, lo que me invadió: me rebasó la cara de placer de la modelo. (Ver es un futuro tocar).

De ahí la primera noche: primer momento en el que uno se da cuenta, en el que el hecho deseo se define como el que nos constituye. Deseo. (Deseo exaltado, deseo de salida. Deseo, ardor. Lenguaje amoroso. Pero también deseo inflado y pleno. Deseo, semen. Ríos que corren por los muslos).

No solo, acompañado. Lo más fuerte que se pueda agarro una mano. La mano pertenece a un cuerpo: y el cuerpo cede a la presión de una sangre que ha dejado de estar, que nunca fue tibia. Un VÁMONOS sale varias veces de mi boca. Boca que es mia.

Boca que se levanta articulando palabras incomprensibles para quien no lo siente ascender esa colina de los poros, y las secreciones. TE DESEO…

LCD Soundsystem – Too Much Love
http://www.goear.com/files/sst4/ac29687872fdec9556a93704dbcf6d37.mp3″

10 comentarios en “… pájaros

  1. Se me hace extraña tu sintaxis, pero creo que te entiendo.
    Sin embargo, no creo que haya más relación entre el arte y el sexo que entre el sexo y religión, sexo y política o sexo y economía.

  2. .
    Alfredo: eso es, bien acompañado. El arte hace eso: mueve y remueve. Nutre. Y no aplaca. Abrazos, hermano
    .
    Humo: la verdad a mi no se ma da nada, no logro algún grado de erotismo, de placer, de deseo, viendo al presidente de la república hablar. Y ahora que si es el Sumo Pontífice…. pues no te creo que tu sientas algo. No me has entendido.
    Gracias por la visita…
    .
    Lucía: ver llorar; la verdad yo tampoco sé mucho de esto: no sé qué hacer. Lo que me gusta de las lágrimas es ese momento de abandono. Como si nos rindieramos a ser poco viriles…. besos,
    .
    Noe: pues vaya placer. Puedes creer que no fui a verla cuando se puso hablar, cuando dio una conferencia. No me acuerdo por qué diablos no lo hice… besos,

  3. .
    Querida Marta: muchas gracias, seguro te gusta. Y mucho mejor si vas al lado de un entusiasta. Yo no sé si los otros que fueron tuvieron la misma idea que yo. Pero eso no importa.. jeje… besos…
    .
    Alba: provocar, muy bien, sí. Provocar, y no quedarse bonitamente sentado. Nop, si hay planazo y palamdas… y sei hay esto que sentí, pues vamos entre rieles, como se dice. besos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s