el derecho a ver – uno …

Expreso mi necesidad individual de ser ´pirata´. Escribo ´necesidad´: no deseo. En la mal llamada ´piratería´existe un interesante debate. La ´piratería´ aún espera para ser discutida. Para mi no es buena o mala. Mi punto: es necesaria.

Primero voy a hacer un bosquejo: lanzar algunos datos, algunas ideas. Porque quiero saber qué piensa cada uno de ustedes, de los que me visitan del tema. Y luego vienen mis propias ideas: mis ases bajo la manga.

No pretendo ser original. Quiero hacer una pregunta: ¿existe el derecho a ver? Ampliando: ¿en qué momento el (derecho) a ver es un deber de compra?

UNO – Dejo entre paréntesis la palabra, que en la mayoría de las veces es solo eso UNA PALABRA, ´derecho´, porque es lo que está discutido. Lo que parece siempre quedar… entre paréntesis. Del otro lado tenemos el DEBER que nadie pone en duda, ni entrecomillado, ni al abismo. Podemos comprar cuerpos, conciencias, viajes a la luna: e incluso metros en el paraíso. (Si hubiera tenido precio no hubiera existido la manzana prohibida).

Lo que dice Duchamp de la cantidad de libros según el tamaño de la maleta debería ser global. Demasiada importancia al dinero: mucho más de la que merece. Me da verguenza el que nuestro Nobel García Márquez cobre por derechos de autor tres millones de dólares: pero su pueblo natal, Aracataca, carezca de un decente servicio de acueducto y alcantarillado. ¿Y qué decir de nuestro sabio, canoso, benevolente Papa que en su delicado dedo lleva un anillo que calmaría el hambre de muchos?

Demasiada importancia al dinero: pero no es dinero, es acumulación. Al fin y al cabo el dinero nació, sí, el dinero, como todo lo humano alguna vez nació, para ser intercambiado. En este sentido estoy del todo de acuerdo con el consumismo. Pero bien entendido, claro está. Un consumismo que hace pasar de mano en mano: que rota lo que está arriba hacia abajo.

DOS – La piratería no es un invento reciente. ¿Qué oficio era el de los amanueneses, el de los copistas? Lo que ha sucedido es que hemos tenido un añadido reciente: derechos de autor. Copyright. Pero no solo eso: derechos de industria, comercio, intermediarios, y muchísimos más. Pagando los derechos de autor agrego mi grano de arena al todopoderoso imperio cinematográfico, editorial, y musical. No lleno sus neveras, o sus tazas de café: me conformo con los cubitos de azúcar. Con las rodajas de pan.

– ¿Debemos pagar por (todo) lo que vemos, escuchamos. Olemos?

No hablo de asalto, de hurto, de asesinato. Hablo de cine, y de la necesidad que tengo que verlo, y de sorprenderme cada vez que me REENCUENTRO en él. Pero no solo cine: hablo de las pinturas, de los libros, de la música.

Para mí el cine, la música, los libros, deben llegar a cualquier rincón del mundo, estar al alcance de todo el mundo. No defiendo el lucro que se desprende de las descargas de internet: ¿pero acaso no son los mismos que distribuyen los discos, Sony, por ejemplo, quienes fabrican los discos grabables y las grabadoras? Nos dan todos los medios para piratear la música: pero simplemente quieren que nosotros compremos, y nos portemos bien. ¡Al diablo!

– Defiendo el derecho individual de ver lo que necesito ver. Lo que quiero ver. Lo que es una urgencia ver. Escuchar. Leer. Palpar. Ver.

TRES – Creo que si nos quedamos en el mero hecho privativo, como suelen decir los milis, por aquello de ´uso privativo de las fuerza armadas´, en un tiempo futuro vamos a dejar los que más queremos en las manos de unos pocos. Leer se convertirá en un delito. Solo podremos leer lo que nos DEJEN leer: lo que sea LEGAL leer. Y tal vez cuando muera el último incorformista se terminará el mundo. Razonar es disentir.

Espero que sea este un buen debate. Nada de Hermanos Mayores: o síntomas de ´La Granja´. Defiendo mi derecho a rebelarme, a ir contracorriente. Pero necesito el cine, necesito mucho de lo que, por Ley jurídica, se me priva. Tal vez, como en Antígona, se nos esté olvidando la Ley moral: para con nosotros mismos.

andrés,

10 comentarios en “el derecho a ver – uno …

  1. Dos puntos de partida: 1) el creador ha de ganarse la vida, y con él, quienes hacen llegar esa creación al público; 2) de todo el coste de hacer llegar un producto cultural al público, el autor, el más legitimiado para cobrar, es el que menos cobra (por ejemplo, en España, un autor cobra 0,50 euros de cada disco vendido a 12 o 14 euros; si además de autor es intérprete, 1 euro).
    La piratería contra el autor en ilegítima; si queremos que siga creando ha de poder comer; la piratería contra los piratas que esquilman al autor me parece legítima: contra las editoriales, contra Sony, contra las corporaciones, los bancos, los intermediarios, representantes, publicitarios… Dice el viejo refranero español que quien roba a un ladrón, cien años de perdón. Y el refranero es muy sabio.
    La gran mentira es decir que la piratería perjudica al autor. Quizá sí, pero no es el más perjudicado en un sistema en el que el autor es el menos beneficiado. ¿Se objeta a la piratería por defender al autor o por defender otras instancias? Por otro lado, ¿a quién afecta la piratería? En un amplísimo porcentaje al cine y la música que no aporta nada, a lo comercial, a lo fácil, a lo que no perdurará. Aún no conozco a nadie que haya comprado una versión pirata del cine de Bergman, Kaurismaki o Satjayit Ray, ni óperas de Donizetti ni copias ilegales de Eurípides…
    Esto para empezar, amigo Andrés.
    Abrazos

  2. Uffff, acabo de leer a Alfredo y me ha quitado todo lo que quería decir. Bueno, él lo dice mejor pero básicamente opino igual. La piratería no perjudica al autor, el autor, salvo algunos casos, son otros los perjudicados y esos sin son unos piratas impresentables.
    Yo luego pienso más y te digo, ufff, Andrés, nos haces pensar mucho y bien en fin de semana, ay qué hombre, qué hombre.

    Bacci, bacci

    Bacci, bacci

  3. Andrés, mi ordenador se ha vuelto loco otra vez.
    Intentaré reescribir luego el texto. Veo que no se entiende nada de lo que he dicho. Eso me pasa por correr y por no cambiar de ordenador de una vez.
    Sorry

  4. .
    Alfredo: ya decía que eres un pensador profundo: alguien justo. Puntos 1 y 2 completamente de acuerdo. Espero seguir con lo que apuntas: ¿a quién afecta la piratería? ¿Quién define lo que es pirata?

    Lo que quiero preguntar ahora es esto: ¿es ´licíto´ que un autor se enriquezca, que haga fortuna con lo que mejor hace? ¿No deberia existir un límite donde el autor ya deje de ganar? Es que suena, veo sospechoso que un artista sea multimillonario: son los primeros en querer sacar aún más jugo de la indusria. Por supuesto: todo esto está a discusión. aBrazos,
    .
    Marta: te espero…. como se te debe esperar, jeje besos,

  5. Un paso más: si reconocemos la propiedad intelectual ¿por qué la finca, el cuadro, la estatua o el sombrero que heredas de tus abuelos (en el caso de que tuvieses abuelos con fincas, etcétera, que no es el caso de muchos) seguirá siendo tuya la finca al cabo de los años y se la podrás dejar en herencia a tus nietos, pero si tu abuelo (o tu padre, aún más cerca) te deja como herencia los derechos de autor de un libro que él ha escrito al cabo de equis años (entre 50 y 100, creo, según los países) esa herencia pasa a ser de todos?
    Si se reconoce la “caducidad” de la propiedad intelectual, ¿tiene sentido ponerle límites a la piratería? ¿Piratear es un pecado temporal, qué depende de los plazos? ¿Y por qué hablar de medio siglo entonces y no de medio minuto?
    ¿Y si se pagan derechos por un medicamento (que se lo pregunten a las grandes corporaciones de los laboratorios) por qué no por un libro o por un disco?
    Yo creo que a los autores hay que reconocerles sus derechos, incluso aunque la piratería sea, paradójicamente en algunos casos, una manera de contribuir a la difusión de ciertas obras a medio y largo plazo. En fin, eso es lo que pienso.

  6. Seguimos, hermano. Sobre lo que apuntas, el problema viene por la especial naturaleza de los derechos de autor (ahora saco el leguleyo que llevo dentro…). Es un derecho económico, por tanto susceptible de explotación como cualquier otro bien del tráfico comercial: si yo fabrico grifos de determinado modelo y los vendo durante cincuenta años, me lucro durante todo ese tiempo vendiendo el mismo género, mientras tenga aceptación, éxito, o no salga nada mejor, en libre competencia con las demás empresas. Pero la creación artística además posee en valor cultural y educativo que representa un potencial vehículo para la sociedad. Por tanto, ha de llegar un momento en el cual, una vez convertido en patrimonio cultural de una sociedad, ésta tenga acceso a su patrimonio, de la misma forma que a los museos, filmotecas, bibliotecas, etc., con un coste, en teoría reducido en comparación con lo que era ese mismo bien cultural “nuevo” en el tráfico comercial. O sea, que sería conveniente que si un libro de García Márquez cuesta 20 euros cuando aparece, una vez superado el período de beneficio al autor (correspondiente a cualquier bien en tráfico económico), ese mismo bien debería perder esa parte de cuota en cuanto al precio final, o disminuirla. El problema, es que este descuento o desaparición de esa cuota es exclusivo beneficio de los editores (o promotores o distribuidores, si de música o cine hablamos), y no alcanza al público, que ha de seguir pagando sus 20 euros por cada edición nueva de la que el autor o sus descendientes, por el transcurso dele plazo, ya no se lucran. Ése, creo, y no otro es el problema. El autor tiene derecho, como dice Entrenómadas (aunque la piratería, no es que no le afecte, sino que no es el perjudicado mayor) a ganarse el pan (aunque los que se lucran son los intermediarios, y su cuota de participación hay que reducirla). Pero una vez que él pierde sus derechos económicos, los intermediarios siguen lucrándose en la misma cuota, y además se quedan con la que le correspondería al autor y que ya no recibe por el transcurso del plazo.
    En fin, no sé si se entiende lo que quiero decir, creo que lo he liado un poco. La cuestión es que el capitalismo da una solución capitalista a una cuestión doble, la cultural y la económica. Y esa solución es insuficiente e injusta en sus dos extremos: para el autor, que recibe menos de lo que le correspondería mientras están vigentes los derechos de propiedad intelectual, y para el consumidor, que nunca se beneficia cuando esos derechos caducan, pues el intermediario sigue cobrándolos igual.
    Fin del capítulo II.

    Abrazos, hermano

  7. .
    Juan domingo: me gusta tu punto. La piratería es relativa como dices: lo que no lo es la multa que deba pagar, si tengo qur ir a prisión. Es tan molesto esto de los límites, esto de las razones para no infringir la Ley. Cuando qué fácil pasa la ley por encima nuestro… La Ley no tiene límites, al parecer.
    A los autores hay que pagarles, sin duda: mejor, hay que reconocerles lo que han hecho… pero ¿cuántas veces no llegamos a conocer algo porque lo hemos visto en internet? Internet tiene ese poder de llegar a todo el mundo, así no tengas conexión en tu casa, puedes ir a una biblioteca. Finalmente qué quiere un autor: ¿darse a conocer, o volverse multimillonario?
    .
    Alfredo: el capitalismo tiene esto confundir las cosas, no es lo mismo la economía y la cultura. Para mi es necesario que el arte se consuma, que llegue a todos. Pero consumir no siempre es comprar: es ver, es el beneficio que se sigue a una obra e arte. Consumir es comer, es alimento. Entonces está esto de estar entre el derecho ecoómico de seguir lucrándome primero yo autor, luego yo industria: pero finalmente el que importa es el consumidor. El qu compra, sí, pero también ve. La pirateria me reafirma en tal sentido del consumir: es un derecho a ver… abrazos, hermano.

  8. definitivamente es una cuestion de mercado, es lo que pasa un poco con la cuestion de la musica, que los productores y compañias son las que en ultimas lucran mas de un producto q solo estan distribuyendo, como tambien pasa con buena parte de los inventos, productos y bienes de consumo; El que se termina haciendo rico no es el que lo crea sino el que tiene los medios para su distribucion.
    El antidoto de esta situacion es el mercado independiente, que suena muy romantico y quijotesco, pero esta demostrado q se puede.
    Continuara

  9. .
    IvanV: Quijote es uno de mis personajes y librosfavoritos. Creo que es mucho más real que mucha de la gente que uno ve por ahí. Es mucho más real que nosotros dos. Entonces, claro que se puede. Y que continue!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s