un silencio no tan abandonado

A veces las palabras se vuelven una carga. Son ese contrato odioso que quisiéramos romper, volver pedazos: pisarlo si se puede. Quemarlo. Las palabras atan, pero como lo haría una sobrexposición de un crimen, de una mancha: de una mácula. Las palabras atan cuando por una reunión de sílabas, de consonantes eres el de siempre: ese nombre con el que no naces; pero sí mueres. Mueres cuando ya no registras apellido. Vives cuando tu nombre está impreso. La vida es un papel.

Se muere también de innumerables muertes. ¿Quién podría contar la cantidad de veces que morimos nosotros: cuántas las que morimos por otras personas? Y esto no lo cuentan las palabras. Las palabras son ese perro lleno de rabia que nos muerde las piernas, dejando una marca de por vida. Fetiches, y para fetiches: holgazan como puede ser la enfermedad de llamar a esta ´mesa´, mesa. A este pedazo de hoja blanca: cuaderno. Busco la palabra que me permita a través de ella misma dejar aquí lo que estoy buscando, revelando que me uno más cuando quiero salir corriendo: esa palabra es formación militar. Las palabras bien formadas y ordenadas recuerdan a un pelotón. Es que el lenguaje es no sólo narcisista: es un completo fascista.

Por eso volverse un silencio: penetrar donde la palabra es hueco, ese blanco entre sílabas, es un empresa que se podría llamar de topo: cavar y socavar. Utilizar las palabras para hacer un silencio. ¿Será posible? Será posible, por ejemplo, que en un cuadro donde usamos emoticones, y todo eso: ¿será posible el silencio en el messenger? Y es esta otra manera de constatar esto: el silencio está solo, y abandonado.

No hablar, no es hacer silencio. Hacer silencio es como, siguiendo una idea que Francisco dejo en un comentario, imaginarse al mundo tal como no es. Es poner perro blanco: donde va caballo. Hacer silencio no es palabra callada: hacer silencio es contradecir al lenguaje. Me detengo un segundo…

(Anoche, porque escribo este temprano el sabado por la mañana: es decir, escribo esto antes de publicarlo: anoche fue el lanzamiento del disco ´Un Lugar´ de Gina Savino. El disco ya lo había escuchado, y fue por ello que ni corto ni perezoso hice mis famosas convocatorias: ejem.
– hoy lanzan el disco ´Un Lugar´de gina savino en el Museo Nacional, Auditorio Teresa Cuervo Borda. Suena muy bien: toques intimistas, y de bossanova: quien de guste del bolero, de música suave, incluso para flirtear. Recomendado. Me lo voy a comprar, así ya no pueda saltar en los charcos, porque tengo un solo par de zapatos. Y son con los que me casé: no importa…. me lo compro. Ojalá no sea tan caro: o sino me le cuelgo al cuello de una bella, dama. Nótese que no he dicho una sola vez… bolero. Bueno, sí, dos veces).

Segundo concedido. A mis amigos no les gustó, o no les impactó: y por supuesto. Porque ahora que escucho y escucho el disco tiene esto de impenetrable: la tristeza. Sin embargo, no creo que la música esté ahí para divertirnos, o sacarnos de las sillas. Está ahí, que es tanto. Está ahí como tristeza. Yo creo que esta puesta en escena de Gina Savino: es triste. Porque de algún modo quiere empezar de nuevo. O lo quiere arrasar todo, contradiciendo el momento de una afirmación: yo soy, luego entiendo. Luego esto que escucho me hace sentir algo: me brinda una imagen para luego enmarcarla y hablar de ella. El concierto que vi parece negarse a que hagamos eso: o que lo hagamos tan rápido. Por eso no siempre, en este tipo de experiencias, hay una total aceptación: un me gusta, un desborde de cosas. Antes que una representación de una opinión, me gusta por esto, no me gusta por esto, existe el momento de la curiosidad. Y, para mí, este momento es el más importante, y por lo general se olvida en la experiemcia que podríamos llamar estética. POrque va uno a un museo a encontrar algo: a sentir ALGO. Y cuando no lo encontramos decimos que la obra está mal, y que no nos gusta. Trampa, trampa. Mirar dos veces: eso se llama curiosidad.

Sí, que es tanto cuando a veces nosotros no estamos ahí. Cuando nos negamos a voltear la cabeza y mirar otros lados. Por eso defiendo, y disfrute tanto del concierto. No todo está perdido: sólo que hay que escarbar un poco. Incluso puede ser qe esto que digo no sea lo que Gina Savino propone, y lo que busca. Pues bien, no importa tampoco, porque me reafirma en mi idea de que no para que algo sea bueno, deber ser entendible.

Porque algo que me molesta de la palabra es que siempre deber ser claro, y debe estar a la vuelta de página. Como si leer fuera la busca de un tesoro: el descubrimiento de una X. Como si nosotros mismos no fuéramos esa isla. Creo sinceramente que cuando no nos gusta algo, es porque no entendemos lo que está señalando en nosotros. No por eso todo está bien, al menor habría que dudar mucho más antes de condenar. O de pasar de largo. Condenar de forma acelerada es falta de pudor.

Contradecir al lenguaje, es ser pudoroso. (Me gustaría añadir algo más. Lo haré más adelante).

Kaló
http://www.goear.com/files/sst4/d3794a6b47af08a3fc72ada1de6d887d.mp3″

Desolación
http://www.goear.com/files/sst4/e1509a40d0664e034750fa9dfb5b8c38.mp3″

Anuncios

4 comentarios en “un silencio no tan abandonado

  1. Luchar contra el lenguaje mediante el lenguaje, complicada tarea. El silencio es uno de esos conceptos, como Dios, como el amor, de los que todo el mundo habla pero que en realidad no existen.
    Abrazos (un tanto deprimidos).

  2. .
    Pero puede que no sea tan complicada: cuanto compleja. ES decir, el problema consistiría en ser cada vez más sencillo, sin que por ello se pierda el punto que señala el lenguaje. Ese punto no existe, pero es el importante. VEo todo el lenguaje como un Haiku.
    .

  3. Dice José Saramago en su magnífica novela La caverna:”Se dice que cada persona es una isla, y no es cierto,cada persona es un silencio,eso,un silencio,cada una con su silencio,cada una con el silencio que es.” Y unos cuantos siglos atrás dijo Leonardo Da Vinci:”En donde no hay silencio no hay entendimiento.”
    Tus escritos son un remanso de lentitud,triste y algo pendenciero,como un bolero.Me gustan mucho.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s