ébano

Me gustaría aprender a ser obstinado. Porque obstinado es quien aprende a callar.
Ayer una amiga que siento cercana e íntima, pero que nunca he visto, a quien nunca he tocado me decía que estaba llorando. Y yo no sé si unos besos enviados desde tan lejos sequen las lágrimas tibias de mi lejana amiga. Amiga, te quiero, lo sabes, y así nunca te haya visto, te extraño. Extraño no haberme quedado al borde de tu cama hasta que te durmieras.
Es que tengo una relación dispar con el tiempo. A veces está fuera, y hace lo que quiere conmigo. Ciertos días hago que me hago, hacer sobre hacer: extraño algo que nunca ha pasado. Hago que el tiempo cuente lo que no ha pasado. Sensación. La sensación de sentir nostalgia de no haber vivido algo: ¿será posible? Por lo menos yo no siento que todo vaya hacia adelante. Y lo que no ha pasado se está cruzando conmigo: este de hoy se cruza con el de mañana: y no con el de ayer.
Me gustaría aprender a ser obstinado. Porque obstinado es quien no sabe gritar.
Segundo punto de lo que quiero decir.

Callar. Pero un callar que toca el fondo. Un callar que es el guarda de una sustancia pegajosa, esquiva, informe, inconsciente. Es lo más importante. Es el Yo en un sentido literal. Cada vez que hablo, y no callo, intentando tocar esa masa: todo se trunca. Todo se echa a perder: no hablar de esto. No compartir. No desear. No atar. Me explico. Cada vez que le digo a alguien lo que estoy haciendo, lo que voy a hacer, termina todo por dañarse, por salir mal. Y no porque no le meta el alma al asunto, es que se complica, se cae, se enreda. Y ni siquiera hablo por hablar: es simplemente por compartir deseos, ilusiones. Debería quedarme callado: es muy raro esto. No funciona que hable, como que mi falta de silencio delata mis planes. Como que el silencio pesa y dobla y arruga mis cosas. El misterio me da sus señas, pero yo paso de largo.

Que alguien me dispare.

Anuncios

10 comentarios en “ébano

  1. De ninguna manera coincido con tu percepción de la obstinación. La persistencia en esa idea, opinión o resolución encuentra obstáculos y genera fuerza para superarlos, más tarde o más temprano.
    Pero tengo que rescatar esa frase tuya “Cada vez que le digo a alguien lo que estoy haciendo, lo que voy a hacer, termina por dañarse, por salir mal” y querido Malvisto (brrr), si hay algo a lo que NUNCA le pude encontrar explicación, fue precisamente a esa especie de maldición bíblica.
    Y no crea, me he pasado desafiándola muchos años, sé de lo que hablo.
    A estas alturas he comprendido aquello de que la vida…es breve. Y como ni la lógica y tampoco las ciencias ocultas o las conjuras cósmicas me han acercado luz a ese misterio de “enunciar planes para que no se cumplan”, he optado por rumiar en privado y direccionar con la boca cosida, en el sentido propicio para lograr estos planes.

    No suena muy académico ni lo pretende, pero creo que precisamente se necesita ser muy, pero muy tozudo para derribar las paredes o paredones que se interponen a nuestros deseos; también es muy útil cuando nos han disparado a matar y piensan que estamos muertos, cuando creen que nos han callado para siempre y sale un grito de nuestra garganta…ese grito lo impulsa, desde bien adentro la determinación, esa obstinación a la que usted describe como muda.

    Tengo en alta consideración esa palabra, quizás porque precisamente me define en más de un sentido. Le achaco el motor de mi propia vida.

    Mis disculpas por no corregir, ni volver a leer mis palabras. Es una forma que ocupo cuando me siento muy cómoda en un lugar. Déjeme saber si le ocasiona molestias.

    Un abrazo.

  2. .
    No me molesta, Susana, porque una idea no corregida o totalmente expresada genera ambiguedades que de otra manera no se podría. Mi estilo más que el académico, o el univoco: es el equívoco. Es el devaneo. Por eso no me molesta. Si lees mi respuesta me gustaria saber en qué no estás de acuerdo: mi obstinar es mudo, y rompe paredes, y romper paredes lo único que vale la pena. Es mudo, o quisiera serlo, porque a nadie se le deben pedir opiniones, y tampoco se debe decir mucho. Pero agradezco mucho que llames a esto ´maldición biblíca´: es que eso es, así me siento. Una imposibilidad, un juego cruel que contradice todo lo que uno tarda en construir, por no cerrar la boca. Lo que quiero es dejar de ser tan estúpidamente hablador.

    Es que todo se ha dañado: es tan así que incluso proyectos en los que me meto los termina investigando la policía. Si hay un proyecto de escribir artículos, y lo digo, se queda sin trabajo mi contacto. Joder. Si digo que voy a viajar, hasta los esferos se quedan sin tinta: entonces para no sentir más esa paranoia, esa cosa tan densa, quiero aprender a quedarme muy callado.

    Yo también tengto muy alto a la palabra obstnación: no sólo es el motor de mi vida. Me define.

    un abrazo….. muy obstinado.
    .

  3. ¿que sera, eso tan extraño que ocurre cuando uno habla acerca de lo que va a hacer? es incomprensible pero creo que a todos nos ha ocurrido, juro que no ha sido superstición! lo he vivido.
    he leido a los psicologos que dicen y demuestran cientificamente que la palabra tiene poder, afirman que lo que se le diga a la mente de una forma positiva y repetitiva, se convertira en acciones….que pensamientos pronunciados, palabras, dichas con positivismo crean realidades tangibles. Sera que nunca les paso lo que a mi?

  4. Caramba Malvisto(brrr),al parecer sus astros y los míos han hecho un pacto con el demiurgo, para jorobarnos un rato la vida.
    Pero vamos a lo primero, ahora que leo su respuesta,entiendo por completo el término “callar”, téngame paciencia, soy lenta y persona mayor.
    Y por todos los dioses del Olimpo, cómo lo entiendo en estos momentos! Pues seremos dos mudos, usted y yo, de ahora en adelante, porque créame, sigo resistiéndome como una burra a estas cosas sin explicación,pero no tengo resto anímico para bancarme más cosas al revés.

    Le paso una vieja receta de alguna abuela mía, que hoy también aplicaré: vea su estudio, escritorio, cuarto de trabajo ó dónde usted pasa mucho tiempo, y cambie todo lo que pueda de lugar, incluyendo cuadros, adornos o lo que fuere.La idea (creo)es transformar ese ambiente, luego abra puertas y ventanas por un rato.
    (esto parece un ritual umbanda)…y no se le ocurra reírse de mí. En casos graves como el suyo y el mío necesitamos ayuda de las “altas esferas”.

    Después me cuenta…obstinado Malvisto.

  5. Me pasa igual, prefiero no hablar mucho y esperar. En cuanto si unos besos llegan lejos, pienso que sí, a mí me han enviado besos, consuelo y apoyo desde lejos personas que no me conocen fisícamente sin embargo las siento cercanas, en esos momentos te hace bien saber que no estás solo, que alguien está ahí por ti. Saludos

  6. .
    Mi anita: gracias por ése mensaje que me enviaste al correo. Tú sabes que soy igual de obstinado con la amistad: para mi una amiga vale mucho. Mejor, no vale. Mastercard se arruga…. besos. (Lugo hablamos sobre el miedo.)
    .
    Susana: veo que no estamos entendiendo. Soy un hombre de ritos, y rituales. A veces lo olvido, y eso está muy mal. Los indígenas de aquí tienen su manera de alterar el espíritu. Porque alterando el espíritu todo a tu alredor… cambia. Es una verdad igual de vieja al mundo. No sólo hice lo que me decías, lo cumplí al pie de la letra: de hecho hoy mismo solucioné algo que me estaba molestando mucho. Y era sólo plata: ojalá todo fuera tan sencillo como ir a comprar algo, y cambiarlo. Y ya lo hice, siquiera lo lleve a cabo. No estamos entendiendo bien: te hice, mucho caso. Oye, está bien, no te gusta mi nick: pero siempre has tenido mi nombre en la parte de arriba.-… andrés. Un abrazo, querida obstinada.
    .
    Alba: gracias por la visita. Lo del silencio es algo que todos conocemos, pero que casi ninguno practica. Empezando por este pedazo de imbécil que soy. Oye, te mando mis besos. Por supuesto que estos mandados de alguien que está lejos llegan a veces a ser todo.
    .
    .

  7. Andrés(bello nombre)(¿cómo pude ser tan ciega?):creo que con semejantes resultados, hoy mi familia terminará durmiendo en la cocina y el perro exiliado en la casa del frente: voy a dar vuelta todo patas arriba!
    Por favor, cuando tengas algún tiempo y ganas, me gustaría leer algo de esos rituales indígenas.
    Me ha dado mucha alegría leerte y para festejarlo, voy por Nessun Dorma, versión Pavarotti, la encuentro adecuada para este momento.
    Te abrazo amigo (¿has notado que mi “usted” se fue con Malvisto?)

  8. Cierto, la vieja expresión “irse la fuerza por la boca” es bien ajustada. Es verdad que cuando se habla de algo se malogra. Pero creo que eso es señal de nuestra falta de convencimiento; no hablamos a la ligera de cosas verdaderamente importantes, íntimas, de proyectos decisivos. Es una forma de seleccionar: lo que se escapa por la boca no es importante; lo que queda, sí.
    Abrazos

  9. Pues yo no soy muy habladora, normalmente soy de las que escucha, pero cuando hablo y cuento mis planes me pasa como ti, se va todo al garete. He intentado seguir el ejemplo de una amiga que es muy reservada y no cuenta nada de sus planes y todo le sale bien pero yo siempre encuentro a la persona idónea con la que hablar y se me escapan de la boca las palabras.
    No tengo remedio, qué le vamos a hacer.
    Abrazos.

  10. .
    Susana: gracias por el piropo. Y en vista al resultado pongamónos cita para mover y conmover todas nuestras cosas. Yo también tengo perro, he pesando que podría pintarlo de otro color. Me he estado afeitando, me voy a dejar la barba por un tiempo. Voy a caminar hacia atrás….
    En cuanto a los rituales indígenas lo que te he dicho ha pasado de boca en boca, sin embargo, ahora que lo pienso qué descuido no echarle mano a tales recursos. Es sí, me toca investigar, y meterme a cuchitriles, porque es muy poca la publicidad que se le dan a estos relatos. Pero existen…. y en cuanto a la pereza: no sufro, afortunadamente, de ese mal. Y qué bueno que se fue el ´usted¨ Ya nos volvimos muy amigos… un abrazo.
    .
    Alfredo: es que sí se me escapan cosas importantes. Para más señas: lo de la maestría se fue más o menos a la mierda. Todo por ser tan bocón. Quiero a ser más discreto: creo que se puede hablar sin revelar tanto. Abrazos.-
    .
    Lucía: te pasa lo que a mi, es decir, me digo, anrés, no vayas a abrir el pico. Funciona, hasta que encuentro a alguien que me parece debería contarle mis cosas. Error. No, no, yo quiero tener remedio. Después es peor no haberse podido quedar callado.. snig. besos,
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s