algunas ideas sobre la escritura (en construcción)

– Toda declaración de amor, debo corregirme, toda verdadera declaración de amor parece tener una relación directa con la muerte: el amor es el deseo sublimado de morir en el lugar del otro. Y por otro. (Añadiría: debe ser. O es necesario. Si el discurso amoroso esta solo, es porque se le ha quitado lo decisivo: el siempre, la eternidad.)
– Hay una notable relación entre la risa y la melancolía: entre ambas hay un equilibrio que produce la verdadera risa.
– El autor, aquél de carne y hueso, no existe: por ello es imposible hablar de la verdad. Toda obra publicada es ficción. Y cuando leemos un autobiografía….
– Hay una diferencia fundamental entre el texto-objeto, y el texto-sujeto. El primero es propio de quien entiende y conoce un oficio: es crítica. El segundo: es el texto que de alguna forma nunca termina de escribirse. Este, que es el más me gusta, se sigue escribiendo en el cuerpo el lector. Hay una espacio que se le escapa a quien escribe: ese espacio lo llena el lector. No hay ninguna lectura, ni escritura inocente. Por ello mismo, en la escritura no existen los hechos, las verdades. Hay una marea de ambigüedad que protege a quien escribe. Así se diga que es sobre sí mismo que escribe el autor, es falso. Se escribe sobre sí mismo, y este resultado ya es otro. Es un nuevo yo. Y aquí surgen las interpretaciones. Las biografías, no gracias.
– ¨Lo que el autor quiere decir, lo que el autor quería decir¨. Es inevitable hacer juicios de valor, sin embargo esto ya no tiene que ver con el escritor, cuando con la escritura.
– El lenguaje sigue siendo una trampa. Una cárcel. Sin embargo, no tengo interés en salir de ella, ya que es una de las mejores herramientas, mejor; es un poder humano. No obstante, siempre es mejor la sospecha.
– Tal vez el mejor lector es el que no sabe nada: su única herramienta ante la lectura, es la inquietud, y la curiosida. Sin pausa, ni sosiego.
– …. …. .

5 comentarios en “algunas ideas sobre la escritura (en construcción)

  1. Andrés querido, también merecerían un apartado especial, las letras escritas por mí en tus posts y borradas en forma fulminante por mi servidor. ¿Dónde fueron a parar las golondrinas y mis palabras? No lo sé, pero todos los italianos que corren por mi sangre, me llevaron a insultar en forma pareja y ordenada, a los potenciales responsables.
    Me consuela haber sido tu lectora, inquieta, curiosa, sin pausa y sobre todo, sin sosiego. Digamos que te acompañé espiritualmente hasta hoy en que afortunadamente para mí, estoy segura de publicar aquí, y desafortunadamente para Vos, dejo de leer y escribo simplezas.
    He sido atacada por varios infortunios que incluyen una suba de tensión desproporcionada y la quema de todos los artefactos eléctricos de mi propiedad. La recuperación es lenta, caótica y se ha llevado la poca cordura que me quedaba.
    Incapaz de volver sobre mis huellas anteriores, quiero decirte que me fascinó escucharte cantar en mi blog. Aunque si de alguna manera te apiadaras de mi triste situación y quisieras alegrarme, podrías grabar algún tema tuyo para escucharte más apropiadamente. El guante está tirado.
    ¿Te dije que adoro tu buen humor? Pues bien, sabelo. Tus escritos se ponen más salvajes.
    Hoy no hay música, vos no estás cantando y hay demasiada severidad para mí. Siento que me he presentado en un cóctel universitario con una minifalda roja, medias red y botas altas.

    Te dejo mi cariño, un abrazo y perfume barato.

  2. Creo que citas la palabra correcta: equilibrio. Algo empuja por un lado y su extremo nos retiene por el otro. Por otro lado, quizá las autobiografías son las mayores obras de ficción.
    En cuanto al lector, una cosa es leer y otra pasar la vista por encima de las letras. Cada vez hay menos lectores y más mirones de letras.
    Abrazos

  3. .
    Susana, amiga, espero que hoy esñe todo mejor. Ahora un telegrama Bogotá_Buenos Aires: abrazos
    .
    Alfredo: y para quien anda rebosado de energia, que está loco, que se ha descocido y ha perdido varios tornillos, conseguir equilibrio es ardua tarea. Hay una frase de Miller que resume lo que pienso de la lectura: para comprender hay que entregarse… abrazos.
    .

  4. El milagro-tragedia de la escritura es que se nos escapa para siempre cuando vuela hacia la lectura de otros.
    Nosotros no controlamos, no podemos controlar esos equilibrios. Al menos yo, no puedo.
    Ah, imprescindible lo de “el mejor lector es el que no sabe nada”. Leamos, pues.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s