El bolero y los teatros

Ninguno de mis amigos cree que sea un apasionado del bolero; cuando ya mi carácter es eso: está para eso. Mi carácter es exagerado y lo quiere decir todo de una sola vez. Quiere quemar naves hoy mismo, en este instante. Y no dejar nada para después. Porque el bolero es un gran corruptor: hace creer que todo es posible. Que las cosas vienen a manos llenas, que se acercan; que se puede interpelar a dios para que no deje ir a ese amor. Que se le puede pedir a los relojes que no marquen las horas para que nunca llegue mañana: para que siempre quede esta noche. Los boleros hablan de reinvenciones, de resurreciones, de destierros, de amores, de desamores. Por principio el bolero es un corruptor; el bolero es feo. No es complaciente: siempre nos dice, ¿Y es esto todo lo que puedes dar? El bolero es feo, y la nota aquí es importante, porque no he conocido el primer intérprete que no sea feo. Ejemplo. Felipe Pirela, Tito Rodríguez, Jorge Negrete, Los Tres Ases, Los Tres Panchos, Javier Solis; etc. Es este ya un prejucio que sobrevuela al bolero: entre más feo el intérprete mucho mejor. Por eso cuando veo a Luis Miguel….. todo me suena a falso. Es como masticar chicle para matar el hambre. (Perdón).

Ningunos de mis amigos me cree; lo cierto es que paso extensas temporadas escuchando bolero. Aquellas en las que estoy de lleno en la poesía. Yo no leo poesía, ni siquiera por temor a la influencia, que para este tiempo y hora está demás. No leo poesía porque es todo un mundo el que está allí: con unas pocas líneas de Saint-John Perse basta. En cambio al escuchar bolero entro en un campo que, empleando una palabra completamente viciada, pero no por ello equivocada. Con en bolero me codeo con varones. Con aquello hombres, y mujeres, por supuesto, que van hasta el final: hasta cuando sale sangre. Porque siempre he creído que la poesía es… fea. Tal y como entiendo el bolero: hay romance, hay conquista, hay sueño; pero todo ello al lado de la muerte. Jugar con el bolero, con la poesía, es jugar con fuego. Por eso no leo mucha poesía; con un solo fuego basta.

El siguiente bolero ha iniciado una de estas confusiones que celebro, que me gustan, y a las cuales siempre invito. No me gustan las conclusiones. No sé ni por dónde voy a empezar, y creo que no lo voy a hacer, porque seguir las pistas es mucho mejor que entregar a la policía el mayordomo. Lo cierto es que,

Ibrahim Ferrer – Cómo Fue
http://www.goear.com/files/sst4/6df1e0d5f2cee98e8b574e12ff58641b.mp3″

Sí, queridas Magda, y Lucía, es éste el bolero del que les he hablado y que por mi culpa ha resultado en un intercambio de temas, de vídeos, de visitas. Es ése el bolero, que tanto me gusta. Es la última interpretación que más me ha gustado. La letra, ja, la letra; qué poco dice la letra. Aquí hay sólo sugerencias: basta asomar la cabeza. Se las dedico; no sé si hayan escuchado esta vesión antes: pero me da ilusión el que sea yo el que se las presente. Bienvenidas.

Y sigo.

Hace muy poco Lucía me dio una gran sorpresa. En su blog y en un comentario aparecía una notica, Para Andrés, espero que te gusten los boleros. La nota me conmocionó. Para hacer algo con los nervios le deje a Lucía una canción, llamada Silencio, que hace parte del vídeo-documental que realiza Win Wenders de un grupo de músicos de cuba que solían tocar en el Buena Vista Social Club. Le contaba a Lucía, caray tengo que reconocer me gusta mucho tu nombre, Lucía… le contaba que la primera vez que vi y escuché la canción fue en un inmenso teatro cuya pantalla debe medir por los menos 50 metros. El lugar es el Teatro Libre, cuyo nombre delata aquello para lo que fue hecho. Para el teatro. Digo esto porque la disposición de las sillas está dirigida hacia abajo; con eso todas las voces y los movimientos de los actores no pierden detalle. Entonces en el momento, ya pasando los días; en el momento en que voy desprevenido a ver a los músicos estoy casi tocando el techo, y con los parlantes envolviéndome. Y empieza a sonar Silencio. Las lágrimas, palabra, caían de las tribunas. Es distinto ver el cine en una pantallita de 20 pulgadas; a hacerlo en una pantalla de 50 metros rodeado de 100 personas, y todas llorando de emoción.

… todas, toda esa gente, y yo con ellas, llenándose de rumores de memoria. El tema no lo conocía. Golpe mortal. Porque para aquel que por primera vez escucha un tema, un momento, semejante tema, no le queda otro remedio que contestar esta pregunta: ¿qué voy a hacer después de esto? Por ahora, Piensa en mí. Sí, eso también lo voy a decir. A Almodóvar le debo algo. No me gusta mucho su cine, y sé que mi amigo Alfredo no es un adepto tampoco; sin embargo la versión que hace de la pieza magistral Piensa en Mí, es de las que más recuerdo cada vez que me acuerdo de esa canción. Esta Luz Casal parece haber nacido para cantarla.
Sin más preámbulos aquí va el vídeo; luego el audio.

Silencio –

Ajá, y el de la guitarra, es Ry Cooder. Sí, por ahí está el sobrino de Cachao. ¿Cómo es posible; qué se untan estos cubanos? Eso ya no es componer; es que se les sale; se escurre. No puede ser. ¡Qué envidia!

Ibrahim Ferrer/Omara Portuondo – Silencio
[Audio=”http://www.goear.com/files/sst4/fa6213bee48f5b21abe17d6e3a943643.mp3″%5D

Me despido.
Adiós, y que el bolero los corrompa. (No olvido la nota de Francisco: sí, no se puede llorar frente a una pantalla, a una tele. Llorar se hace en silencio, a oscuras. En los viejos teatros que derrumban cada tanto).

11 comentarios en “El bolero y los teatros

  1. ¡Que ramillete de maravillas, Andrés!

    Ibrahim Ferrer es de mis favoritos, tengo casi todo de él.

    Gracias por este estupendo post 😀 Me fascina el bolero (y toda la música, menos el rock pesado).

  2. Es un post magnífico.En sí,es como un bolero que suena hacia la medianoche,y uno se encuentra en una pensión destartalada,con las cortinas ondeándose a la ligera brisa,y,claro,con una chica triste y pendenciera.Y suenas boleros toda la noche.
    Las cosas,mi querido amigo,desaparecen demasiado rápido.Pero no hay que correr,sino todo lo contrario.
    Un fuerte abrazo,amigo.

  3. Andrés, no me extraña que te guste la versión que nos has regalado de “Como fue” de Ibrahim Ferrer, es lo mejorcito, los arreglos son buenísimos. Me has dejado totalmente corrompida.

    Besos.

  4. .
    Magda: para mi Ibrahim es de lo últimos grandes intérpretes. En cuanto al rock pesado: ése también me gusta, ya no lo scucho tanto como antes. Gracias por el regalo….
    .
    Noe: eso es imposible vivir sin ellos. Pero créeme, el prejuicio generacional es grande.
    .
    Alfredo: yo creo que no sólo no mienten: educan. Son un apoyo.
    .
    Francisco: gracias por los comentarios. Me ha pasado que me dio por descansar, y detener la máquina no es bueno. He cometido una tonteria.
    Las chicas pendencieras y, lo reconozco, desequilibradas, son las que más me gustan. Y francisco, amigo mío, yo nunca, nunca salgo corriendo: siempre me quedo, siempre estoy ahí. O me quitan, o me matan… pero por mi cuenta me quedo. Hasta cuando quedarme sea una clase de huida; entonces si salgo, pero caminando.
    .
    Lucía: ¿no lo conocías entonces? Qué alegría; no sabes lo que me gusta que me digas eso, ya que compartimos una pasión, un amor grande por la música. besos…
    .
    .

  5. eso de los boleros me sono a lo que hablabamos de la musica de lynch …que siempre tiene unas escenas superdramaticas en teatros…y ahora q por aqui hay festival …. y eso q a mi el bolero me gusta pero como rareza, no como musica habitual

  6. .
    Iván, hermano, si es que debería gustarle: esos son unos maestros.
    .
    Fernando: creo que lo que dice Sabina es justo eso. Por mi parte siempre he dicho que no hay jada que los boleros no sepan. Es de lo más sabio que hay.
    .
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s