desconversaciones

– Si me pusiera a pensar la mitad de las cosas que hago, no haría nada. Cuando escribo un mensaje me parece lo mejor del mundo; ya después me da un poco de vergüenza. Sólo después veo que está muy loco, y que hasta dará miedo. Sólo después pienso que no estuvo bien haberlo escrito y haberlo mandado. Pero si me pusiera a pensar no haría nada; haciendo es que me da vergüenza. Prefiero eso a la indolencia. Además; menos mal lo he hecho. Es algo que no se piensa mucho. No se entiende que es mejor hacer, y embarrarla; a no hacer nada. Yo siempre me quedo, y hago y, por supuesto, la embarro mucho. Nunca salgo corriendo.

– Escribo a diario varios correos. Por algún lado se debe hacer algo bueno por la gente. Creo en la bondad, y en la generosidad. Puede que esté loco, y se me vaya la mano en las dosis. Hay gente que me suele perdonar.

– Creo en la promiscuidad tanto como creo en el amor. La promiscuidad ha estado satanizada: pero son éstas experiencias-límite las que educan. Las que hacen que soltemos el ancla, y podamos saber qué somos, y de qué estamos hechos. La promiscuidad, creo yo, ayuda a saber cuándo se debe decir no. Cuando sí.

– Educar es llenarse de prejuicios. Educar es cambiar los antiguos, por unos nuevos prejuicios. Por ello una buena educación sería la que permite una constante entrada y salida de prejuicios.

– Sobre las mujeres… desde hace tanto quiero escribir sobre ellas. No sería nada teórico; tampoco descriptivo. Sería una especie de dogma. Por aquello de, Quien duda, pierde. Quien no está seguro, no consigue nada. Escribir sobre las mujeres, o tratar de hacerlo, sería perderles el miedo.

– Creo mucho en la promiscuidad; más de una tara se ma ha ido gracias a ella. Y sin embargo, nunca he sido infiel. La fidelidad es propia de quienes confian. El amor, es algo así… confianza. No creo en la promiscuidad dentro del amor de pareja. (No estoy seguro de explicarme muy bien en este punto. Pero es que esta es una idea: no un axioma).

– Sigue la catarsis: han vuelto las lágrimas. Ya era hora, digo…

The Killers – Shadow Play
http://www.goear.com/files/sst4/e808b7a77f8bf85e7a38fa9525cddd2b.mp3″

Anuncios

9 comentarios en “desconversaciones

  1. Mejor hacer y equivocarse que no hacer, sin duda (promiscuidades aparte, si habemus pareja…).
    Escríbete algo sobre las mujeres, hombre, si alguien puede hacerlo y que no le cuelguen por ello, ése eres tú.
    Abrazos

  2. Escribir sobre las mujeres es algo imposible.Para saber algo de ellas hay que leerlas,o ver las películas de Almodóvar.Es lo que la hacen inaccesibles lo que más nos interesa.El otro día,mi querido amigo,tenía la ventana abierta y entró la gata del vecino.Yo estaba sentado escuchándo a Carlos Gardel,y la seguí con la mirada.Ella husmeaba.Se me acercó,me lamió.Me sentí muy bien después de tanta soledad,y cuando menos me lo esperaba;la gata se fue por donde vino.No sé si lo has captado.Ese fantasma de humo y perfume que deja trás de sí el velo misterioso de la mujer.

    Un fuerte abrazo,amigo.

  3. .
    Alfredo: jaja, lo quiero hacer, amigo, seguro, un panfleto no difamataorio, que no es mi estilo. Pero puede ser un red lanzada a la oscuridad. aBrazos, mi hermano
    .
    Francisco: te entiendo, muy buen ejemplo. Pero; es que me gustan las empresas imposibles: si no me doy de cabeza, si no me voy de cabeza, y si no pierdo la cabeza no sirve para mi. Tal vez no quiera descorrer el velo: cuanto tocarlo y verlo.. aBrazos, mi amigo
    ..
    .

  4. Hay que lanzarse Andrés, porque si no nos lanzamos no saldríamos ni de casa. Así que todo es ponerse, no creo que sea tan difícil escribir sobre las mujeres, y tú seguro que tienes un montón de cosas que contarnos.
    Besos.

  5. .
    Sí, y sí, y sí, y sí; yo me lanzo: aunque aclaro; a veces paso temporadas largas sin salir de casa. Me encierro a escribir y a leer. Tal y como un niño: voy en la letra ´c´ de cigarro. Besos… amiga

  6. “Si pensara la mitad de las cosas que hago no haría nada”. Pues suma mi mitad y pasariamos el día entero sentados sin hacer nada, sólo ver pasar la vida por la ventana.
    A veces a uno le tachan de hacer las cosas sin contar hasta diez y eso lleva la mayoría de las veces a cometer errores, a veces imperdonables.
    A mí cada día me empieza a importar menos. Lo prefiero a sentarme y no hacer nada. Sólo mirar por la ventana. ¿Te imaginas? Qué aburrimiento…

    Besos

  7. .
    Mónica: a mi hasta se me olvidó contar. O me hago el que no lo sabe. Y sí, muy aburrido estar siempre envuelto en una bolsa plática para que nada pase.
    beso,
    .
    Fernando: ése es el punto: escribir sobre ellas es dejar de separarlas, de tratarlas como seres distintos llenos de misterio. Perderles el miedo es romper ese prejuicio tan grande….
    ..
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s