génesis, racismo = es mejor tropezar de cuando en cuando

Me gusta atacar a los automatismos. Aquellos que nos dicen cuándo estamos bien, cuándo mal. Me gusta atacar la veracidad. Me gusta estar en la cabeza de otro, siendo otro. El principio de una novela pude ser, Aquí empieza lo bueno, el extravío. Seré un YO, pero poco a poco. Seré OTROS, pero poco a poco; seré un no-yo antes de terminar la historia. Ataco la veracidad como una enfermedad; pero no por ello todo está permitido, no todo vale. Una vez no hay hablante, y oyente, aparece una masa. La masa texto, la masa novela. Mi único problema es el que habla. Me gusta el trabajo que yo mismo hago de hacer desaparecer a los hablantes. Me interesa la génesis de lo que aún hace posible la literatura: aquella que se piensa así misma. Aquella que piensa su negación, y desde allí pulula. Desde allí escribe. Ese Yo, el YO que me hago poco a poco, el YO que suelo ser, no es persona alguna. No hay personas, o no deberia haber personas entre los que hablan, y los que escuchan. De ahí que no todo valga. O no todo puedo valer, si dejo en entredicho a la veracidad. Me explico.

Este y no otro principio. Elección. Estas y no otras frases. Estas, y no otras. Este principio, principio como axioma; principio como el demonio de la primera frase. Estos principios y estas palabras que uso; esta palabras que me recubren, que me señalan sin que yo mismo pueda salir. La forma, el que sea yo el que soy, el que se me señale como a quien se escucha, se me señale como un líder, como un activista, como un hombre de palabra, como un mentiroso, recubre el contenido. Nada, ni nadie podría escuchar con atención el discurso inflado de alguien que esté disfrazado de Batman. Sin embargo, no importa que el discurso sea inflado, sea de ultraderecha, de ultraizquierda, si el oyente cree que el que escucha tiene la razón. La forma recubre el contenido. El contenido, a quién le importa el contenido. A quién le importa lo que se cuente. Qué importa la historia. Importa el que habla, importa aquel que el oyente ha señalado para que le hable.

Puede ser basura, pero si has ganado el Nobel de Literatura seguro te irá bien. Puede ser basura, pero si te creen puedes mandar a miles a la guerra. Miles a exterminio; miles a deportar.Pero cuando se quiere hacer explotar la literatura por dónde empezar. Haciendo explotar la historia. Mover la literatura. Correrla: quiere decir… qué importa quién habla. Qué importa la historia. Profundicemos.
Qué importa la historia, porque es esta una forma en la aquel que habla te hace callar. Y lo que importa es hablar. Me estoy contradiciendo. Importa y no importa la historia, moverla, pasar de la raya, estar aquí y allí, para que el que habla desaparezca. Una literatura sin hablante. Ahora recuerdo esto,

Esto no es una novela:
el hombre que confundió su cabeza con una gaveta
_________________________________________________

Ese era uno de los tantos títulos con el que me presenté al concurso de novela. Ya he puesto alguna cosa. Presentarme era la manera de ser irreverente con lo que es un templo. No se haga mucho ruido. Momias durmiendo. Ser irreverente para hacer explotar lo que es una atmósfera irrespirable: importa quién habla. ¿Acaso no es una prueba de valor, de confianza, también de distancia, que el libro se defienda solo? Incluso siendo un grande no estaria mal publicar bajo seudónimo.
La estrategia consiste en acentuar cada punto, cada coma, cada cagada para lograr un público. ¿Y dónde quedan los principios? Me adecuo al medio: si no te gusta esto, tengo esto otro. Cambio de bando fácilmente.
Y me pregunto: dónde queda la dignidad, aquello de defender una posición. Tener principios. Es decir: ¿será tan cierto que todo vale? Pues no.

10 comentarios en “génesis, racismo = es mejor tropezar de cuando en cuando

  1. Ay, hermano Malvisto, recuerda al Profeta Groucho Marx: “estos son mis principios, si no les gustan, tengo otros…”.
    El coraje de defender una posición pese a todo ha de compaginarse con la flexibilidad para aceptar el error propio y mutar. Es más fácil decirlo que hacerlo, claro.
    Abrazos

  2. .
    Alfredo: esa frase de groucho fue la que hizo la entrada. Y esto del error, por supuesto, pero mira que seria muy bueno ahora mismo. No pasa como con la iglesia que pide disculpas después de 500 años. Y no muta, no cambia, quiere que nosotros lo hagaos para que ella no haga nada. Y sin embargo, aún debemos seguir creyéndoles que son los enviados de dios. Un dios muy terco, habría que decir.

    abrazos,
    .

  3. Opino como Alfredro, las cosas deberían ser así, y como bien dices después tú resulta que la mayoría de las personas son incapaces de reconocer sus propios errores y mucho menos cambiar y mejorar. Lo de la iglesia no tiene nombre, pero eso ya es otra historia y no quiero lanzarme.
    Besos.

  4. La lucha entre continentes y contenidos no se resuelve más que en el momento oportuno del lugar oportuno de uno mismo. El truco consiste en atinar en dar en ese lugar y momento.
    El tópico (proverbio chino, dicen) habla de ser como los juncos, recios pero flexibles.
    Un abrazo.

  5. .
    Lucía: además que ni siquiera es un error de señaralar, hay toda una estética y una ética del error que me encanta.
    .
    Fernando: gracias; yo creo que el problema viene del lado de convertir, o en hacer pasar un diálogo por moólogo. Es lo queme gusta del arte: me gusta que lo mezcle, y lo confunda obra con espectador. Yo aprendo de todo eso, la literatura está muy REZAGADA.
    .
    Noe: tienes razón; digamos que, por llamarla de alguna forma, la intmidad poética está muy sobreexpuesta. Hay que ocultarla un poco.
    ..
    .
    Gracias por los comentario, el tema me toca mucho

  6. A quién le importa el contendido. Importa aquel que el oyente ha señalado para que le hable.
    Cuanta gente conozco que es así, es verdad porque lo dijo menganito. No analizan.
    En cuanto aceptar el error y cambiar suscribo a Alfredo.
    Un abrazo

  7. si viera que no esoty de acuerdo con eso de que la literatura esta rezagada con respecto al arte, se me hace mas bien que a (uno) siempre le gusta mas los jueguetes que pueden usar los demas ..no??
    igual que le lleven siempre la corriente, por lo menos para mi no esta bien, asi que un poco de lo otro

  8. Tiene razón, me parece muy acertado, esto de los juguetes… y lo de rezazagado, soy yo mismo el que busco la corriente, y la contracorriente; ud debe saber que las posiciones siempre son de calma, y de ser conservadores… yo digo que hay que escupir de cuando en cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s