haces bien

¿Acaso sería posible hacer de no hablar una clase? Y precisamente que esta clase sea la clase de literatura. Quizá sonaría extraño que quien más debe hablar, quien tiene voz, quien tiene propiamente la voz se quedase callado. En el fondo existe algo así como una renuncia personal: la renuncia a hablar demasiado. Pero más importante, o simplemente a un lado de esta renuncia se encuentra una convicción, una creencia: otra renuncia; la renuncia a enseñar demasiado. Como si cada vez que tenemos una edad se produjera la medida del peso que podemos soportar: ya sea responsabilidades, costumbres, conocimientos.
Yo creo que por principio una clase de literatura debería ser anarquía total; debería ser llevada hasta ese punto en el que uno mirándose se mira tonto: en el que uno mirándose sin que alguien lo mire comienza a mirar hacia afuera. Desde adentro hacia afuera. Sin que nadie, sin que el profesor, sin que yo como profesor esté encima de los alumnos.
Es lo que he intentado hacer en estos casi dos meses de enseñanza. A veces me da mucho miedo; siento miedo de estar haciendo un mal, el mal de dejar que el alumno crea que siempre puede hacer lo que quiere. Sin embargo, creo que si uno va a ser responsable, lo es desde un primer momento. Entonces no debería existir la angustia de estar haciendo las cosas mal. Mucho más con algo que tiende a ser poco valorado: la literatura.
Lo que me gustaría es poder verme por encima; me gustaría ser un ojo que mira por encima de lo que es el normal ruido y tumulto de la clase: me gustaría ser un ojo que mira, que mira que las cosas van con rumbo. Un buen rumbo. Y paciencia, mucha paciencia. Junto a ella recomiendo el camuflaje, el mimetismo, pues no está mal que uno se olvide de sí mismo en las clases. Es decir; como si no hubiese nadie al frente, alrededor, sino sólo una como memoria que tiene voz y cuerpo.
Tengo entendido que esta profesión lleva directo al Nirvana, o te capacita para ser un Maestro Zen de forma cabal. Ah, y claro, y uno nunca muere: uno no estira la pata. Son alas que van volando.

Porter – Host of a Ghost
http://www.goear.com/files/sst3/0d4073a56f20cc48399c4da4a81aff71.mp3″

20 comentarios en “haces bien

  1. ¡A por la tormenta de ideas! Pero los alumnos no tienen que ser, necesariamente, escritores. Yo daría una mano por saber, a ciencia cierta, no cómo se enseña literatura, sino cómo se ‘desvela’ la literatura en mentes que no han vibrado nunca con esa emoción, que no han intuido jamás la claridad conmovedora de esa luz. A partir de ese momento, no sé si uno se convertiría en maestro Zen, pero desde luego que podría considerarse tan satisfecho como el fundador de una nueva (y eterna) religión.
    Un abrazo.

  2. Juan Domingo: tienes toda la razón del mundo. He intentado enseñarles que escribir no tiene que ver únicamente con la literatura, que se olviden con eso. Escribir tiene que ver con lo que se hace a diario. Es decir, escribir: tomar apuntes, mandar notas privadas, chatear, mandar email, etc. En cuanto a lo otro: esa sí que sería una religión a la que me uniría sin pensármelo.

    Un fuerte abrazo, y gracias por tus comentarios.
    .
    .

  3. en principio …creo que la libertad esta sobrevalorada, es que primero hay que saber que hace con esa cuestion, sera un poco como hacer malabares ??
    No todo el mundo tiene habilidad para manejar la libertad, lo que en un principio podria sonar fascista es un principio de no igualdad, por q tambien me parece que no todos somos iguales …y en principio no esta tan mal …ahi me redimi …ja
    de pronto de lo que habla andres es q se trata mas q de enseñar ..de moderar, como de un debate o algo asi ..sera?

  4. uy.
    .
    Pues vea que sí, que sí que me gusta eso de moderar, antes que enseñar. Estamos en la onda. Porque vea que incluso yo me iría por la defensa de un fascismo bien entendido. Eso yo lo llamaría depurarse: ¿si me va entendiendo?
    .
    Nos hablamos: ¿ya se vio Batman? – Yo no – Au.
    ..
    .

  5. Moderar, dejar vertir sus ideas e intentar mostrar nuevos caminos me parece excelente forma de aproximarlos a la literatura. Seguramente aprenderán más que si fuera la clásica clase en que sólo memorizan para el exámen y al acabarlo todo es olvidado.

    Un abrazo

  6. .
    Amigoplantas: enseñar de otra forma a la tradicional es un completo reto que necesita valor, coraje, y ganas, muchas ganas para pararse al frente e intentar convencerlos de que estamos en clase.
    MUchas gracias por la visita.
    .
    Alba: eso espero, eso intento: intento tener la suficiente fortaleza y paciencia para realizar de manera satisfactoria, y agradable mi labor. Al fin y al cabo son niños.
    .
    Raúl: yo creo que lo último, o más bien pizca de lo ultimo: como si quedarse callado formara parte de la receta total de enseñar, mejor; de moderar.
    ..
    .

  7. La literatura es enseña habitualmente como se enseña la filosofía. Siempre nos enseñan lo que pensaron otros antes, nunca ha pensar por nosotros mismos; con la literatura sucede algo parecido.
    Hemos vuelto, hermano.
    Abrazos

  8. .
    Noe: sí, y ni de humilde nada. Sencillo, y al grano. Si pudiera hacer eso habré logrado algo. Un abrazo,
    .
    Alfredo: cuánto tiempo. Eso es precisamente lo que intento hacer: que piensen, que sean ellos y no el profesor quienes hagan la clase. Porque ciertamente la teoría no me gusta mucho, no le veo la utilidad.
    ¡Qué bueno que vuelves, mi hermano!”
    Un fuerte abrazo,
    ..
    .

  9. Creo,mi querido amigo,que no hay que preocuparse mucho.El que sea de leer leerá,aunque viva en una aldea remota.El lector nace lector.Quiero que me comprendas,no estoy cuestionando la labor de los profesores de literatura,ni muncho menos,pero en la mayoría de los casos,acaban inconscientemente con el placer de la lectura.
    Recuerdo de niño que los profesores,a fuerza de obligarnos a leer libros aniquilaban la pasión de dicha lectura relegandola a clásicos insufribles y con olor a moho.
    Mira por donde que nací lector compulsivo en un seno familiar de analfabetos que miraban a los libros con cierto recelo.El colegio franquista no le iba a la zaga.Mi hijo,por otro lado,nació en una casa repleta de libros de cuyo padre,un servidor,le leía en la cama y le contaba historias de Stevenson y otros viajes.
    A mi hijo no le gusta leer.

    Un fuerte abrazo,amigo.

  10. .
    Moni: pues me has dejado esperando. Uy, si vieras las mesas repletas de ensayos que tengo que corregir. ¡Mi madre! Un beso
    .
    Francisco: me gusta mucho tu historia e ilustración. Digamos que mi punto como profe, es que de alguna manera todos deben escribir y leer bien. Otra implicación de deseo de leer más, de escribir más, es algo que ya no me interesa mucho, porque, tal y como lo dices, es algo que sucede: es un acontecimiento. Y, con todo, sí haye gente que lo quiere hacer, así sea un puñado.

    Un fuerte abrazo,
    ..
    .

  11. Por suerte crecí en una familia con pocos recursos económicos pero con muchos libros, siempre les agradeceré esto a mi familia, siempre.
    He pasado una temporada fuera, ya he vuelto, más descansada y tranquila.

    Besos, guapísimo,

    M

  12. .
    Marta: hola, hermano: ¿cómo estuvo lo de afuera? No estaría mal hacer una encuesta de primeros libros. Un beso.
    .
    Fernando:…. y a veces la tierra está secá, o demasiado mojada.
    .
    Hola, Botón: yo menos, yo de eso no sé nada. Cualquier método que se invente al siguiente momento ya dejó de servir.
    .

  13. Andrés:
    Que triste haberme dado cuenta de esto tan tarde.
    me suenas como frustrado. recuerdo mucho tu clase sobre la enseñanza anárquica y lamento que al principio nuestra relacion profesor-curso fuera tan mala.
    Yo como un tercero que está leyendo como te sientes nos odiaria.
    y como alumna tuya te tengo un par de consejos que no se si tal vez sea tarde para dartelos, espero que no se me hayan adelantado:

    La anarquía no sirve en un colegio con un montón de adolescentes a los cuales solo les preocupa asistir a la clase para tener notas y que papá y mamá no nos regañen, no necesitas ser un dictador para que las personas atiendan a tu clase, solo dales algo para que se sientan atraidos, particularmente si a mi me gusta una clase le pongo más atención que a una de funciones trigonométricas o una de Vectores, es más no necesariamente las clases de matemáticas son las más desagradables, trata mas de relacionar tu clase con la cotidianidad. No podemos ser forzados a leer ciertos libros o a escribir un diario, lo más probable es que logres que odiemos esa clase de cosas,límitate a evaluar lo que el colegio te exige y haz actividades “locas” hablales de tus experiencias como escritor y enseñales a tener esta clase de blogs, más ahora que la juvetud se esta volviendo tan depediente de estos cacharros. no todos los escritores comienzan con una léxico amplio, o sabiendo escribir, yo particularmente se que no sé escribir, un alumno solo se va a límitar a copiar lo que escribes en el tablero, y si no escribes nada creeme que no van a copiar nada, empieza por enserñarles a tomar apuntes, te lo digo por experiencia, no te imaginas la vergüenza que dá que le digan a tu mamá que te rajaste en 4 materias por no saber tomar apuntes, y que en todas las clases a estas alturas te tengan que tratar como niño chiquito y se gasten toda una semana en enseñarte a tomar apuntes.

    Se innovador, ten varios metodos y ve variandolos, asi te va a rendir más. Te apuesto que si uno se da cuenta de lo que haces es demasiado, claro ten siempre un “As bajo la manga” cuando veas que se aburren demasiado

    No esperes que los alumnos te traten como un superior (para qué pero si eres bastante joven para lo que unos viene acostumbrado a ver como un “profesor”), por que cuando uno está en esta etapa de “crecimiento” se cree del putas por decir una palabra nueva que leiste en un libro, o solo por que sí. Simplemente da tu clase y ponle tu estilo, que no le digan clase de literatura si no clase de Andrés. Sé un Sócrtaes, y con tu conocimiento ayudalos a llegar a uno propio, a su propia versión del conocimiento, o como dirian tus colegas un moderador, que le cojan gusto a leer. Me suele suceder mucho, cada vez que me leo los libros de crepúsculo (la saga vampírica que está tan de moda) que al ver como Meyer describe los pensamientos en tercera persona, empiezo a autonarrarme mis propios pensamientos, y me pasan cosas muy locas por la cabeza, la mayoría las anoto, y asi es como empiezo a escribir, que tal el dia de mañana me de por tener el valor de hacer una cosa como esta y empezar a publicar lo que pienso, que me asegura que no va a atener éxito?

    Como un ultimo punto, no te refieras a nosotros con un : son solo niños, por que aunque lo seamos suena como despectivo o como menospreciante.

    Me algro de haber encontrardo esto. Mas vale tarde que nunca

    Me gusta mucho lo que escribes, esperame por acá mas seguido, enseñale a los demás (alumnos) lo que haces, puede ser “inspirador”

    Seria agradable poder escribir todo en segunda persona, Trata de hacer una pasada por etapa cuatro en algún momento.

    Ojalá y en este tiempo las cosas hayan cambiado con tus clases

    Y me disculpo por esas veces que fui ofensiva o no puse atención en tu moderación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s