adolescencia, o crecer

Ya con los primeros signos de razón, tenemos que intentar hacer del mundo de nuestros padres, en el que fuimos engendrados y nos hicieron nacer, nuestro propio mundo, cada uno para sí y cada uno siempre, totalmente, sólo para sí, ya desde los primeros signos de razón, a fin de que ese intento de años, de decenios, pueda hacerse realidad, verdad que es mediante un esfuerzo excesivo, esfuerzo excesivo subrayado, de forma que, al final de nuestra existencia, podamos decir que hemos existido en nuestro propio mundo y no tengamos que ir a la muerte con la vergüenza de haber tenido que existir sólo en el mundo de nuestros padres, porque esa vergüenza es la mayor. Nosotros, el nacimiento produce sólo el efecto contrario, con ayuda de nuestra razón, nos pusimos ya muy pronto y sin ceder y con una fuerza de voluntad cada vez mayor, a esa tarea de separarnos de nuestros padres, a fin de poder decir un día que habíamos existido en un mundo propio y no sólo en el de nuestros padres.

Thomas Bernhard, Correción, p. 193

Un comentario en “adolescencia, o crecer

  1. Andrés, lo que tú has dado entender a todos tus estudiantes es que la vida hay que disfrutarla, vivir lo que cada uno piensa, y sí el mundo en el que vives no te gusta la solución a esto es crear tu propio mundo.
    De nuevo te doy las gracias por haberme enseñado a disfrutar la vida de una manera inimaginable y a no ser cualquier persona del montón.
    Si no fuera por ti nunca se hubiera arreglado mi relación con mi mamá muchísimas gracias Andrés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s