Para el nuevo año

Se acordaba de haber leído que Charlie Chaplin hablaba de la necesidad, al terminar una película, de sacudir el árbol de modo que las ramas superfluas, las hojas superfluas, los frutos superfluos cayesen, y solamente se mantuviera, por así decir, la desnudez esencial, y de la profundidad con que esta idea se había grabado, desde siempre, dentro de sí, obligándolo a repensar constantemente su vida, los libros que había compuesto o que proyectaba componer, los planes que de continuo le hervían en la cabeza, contradictorios y vehementes, las personas que lo buscaban para viajar con él en las difíciles aguas del análisis.

António Lobo Antunes, Conocimiento del Infierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s